Pequeña guía de géneros literarios

En los informes de lectura algunos lectores me están dejando dudas sobre los géneros literarios a los que pertenecen los relatos. Como dijimos desde el principio, no hace falta tener tener conocimientos sobre literatura y todo el mundo puede participar: lo importante son vuestras impresiones sobre las historias.

El proyecto sigue adelante aunque no clasifiquéis los relatos costumbristas como tales, ni si confundís realismo con naturalismo. De todas maneras, muchas veces la clasificación de un relato en uno u otro género es una cuestión personal y debatible: no hay absolutos, especialmente en extensiones tan breves.

Sin embargo, entiendo la curiosidad y las dudas. Hay géneros literarios parecidos que son difíciles de diferenciar entre otros, por lo que voy a hacer una pequeña guía aproximada de los que más están apareciendo en los relatos.

No veáis esta guía como una verdad absoluta, puesto que solo pretendo que sea breve y útil para este proyecto. Si sois estudiantes de literatura no os la toméis muy en serio, porque no va a ser académica y tocaré cada género solo superficialmente.

Estos son los géneros con los que más nos estamos encontrando:

Realismo

Jean-François_Millet_-_Gleaners_-_Google_Art_Project_2.jpg
Las espigadoras, de Jean-François Millet (1857)

Los textos realistas tienen la intención de reflejar la realidad de la sociedad y los personajes. Todos los hechos que aparecen en el relato podrían haber ocurrido en realidad.

El realismo literario del siglo de doña Emilia tiende a reflejar a la sociedad media-alta y a tener largas descripciones; como estamos frente a relatos breves, puede que esta última característica no aparezca.

Naturalismo

El naturalismo también trata de reflejar la realidad social, pero normalmente se centra en los aspectos más desagradables de esta: enfermedades, pobreza, miseria, muerte, desgracias… en el Naturalismo muchas veces se desprende la desesperanza y la imposibilidad de llegar a un futuro mejor. A los personajes no dejan de ocurrirles desgracias y además, estas son inevitables.

Por lo tanto, la mayor parte de los personajes de este género literario pertenecen a las clases bajas: labradores, trabajadores de las industrias, mendigos…

El Naturalismo fue uno de los géneros que mejor cultivó doña Emilia en sus novelas. Ahora tenemos que descubrir si también aparece en sus historias más breves.

Costumbrismo

Realismo costumbrismo
La plaza de toros, de José Jiménez Aranda (1870)

Al igual que los dos últimos géneros, el costumbrismo refleja la realidad de una clase social. En este caso, podemos decir que su característica principal es la intención de dejar constancia de una costumbre o tradición de un grupo social. Es decir, en un relato lo importante es la costumbre que ocurre en la historia, no el conflicto entre los personajes.

Si os encontráis con un relato que no cuenta “nada” y solo aparecen personajes “haciendo cosas”, como por ejemplo, fiestas, tradiciones o reuniones, es muy probable que estéis delante de un relato costumbrista.

Fantasía

En una historia fantástica ocurre algo que no podría ser verdad en nuestro mundo; habitualmente se explica mediante la magia o no se explica en absoluto. Una de las características de la fantasía es justamente esta falta de justificación.

A pesar de esto, los personajes pueden sorprenderse por lo que están presenciando; aunque a la larga no se dé una explicación a los hechos fantásticos. Otros personajes se tomarán los elementos fantásticos de su historia con naturalidad y el argumento de esta tratará sobre otros temas.

Ciencia ficción

ciencia ficción
Niña con prótesis mecánicas (aprox. 1910)

Al igual que en el anterior género, ocurre algo imposible en nuestro mundo. La característica fundamental que la diferencia de la fantasía es la explicación racional de por qué ha ocurrido: normalmente se le atribuye a la ciencia.

Cuando doña Emilia escribió estos cuentos la ciencia ficción todavía era un género casi sin explorar y la ciencia estaba todavía muy poco avanzada. La mayor parte de científicos que vayan a aparecer en estos relatos serán médicos, químicos y, quizás, algún mecánico.

La ciencia ficción aún tenía poca carga política y es un género muy nuevo todavía; sabemos que doña Emilia sentía mucho más interés por los géneros realistas, por lo que podemos suponer que conocía las grandes obras de ciencia ficción que se estaban desarrollando en ese momento, pero no las seguía de cerca. Y, desde luego, es una ciencia ficción muy diferente a la que conocemos hoy.

Terror

La intención fundamental de este género literario es hacer sentir miedo o inquietud en el lector: da igual si representa algo verosímil o algo increíble. Si detectáis que es posible que doña Emilia esté intentando haceros sentir miedo (las cosas que nos asustan han cambiado mucho en el siglo que nos separa), estamos frente a un relato de terror.

Los elementos que pueden provocar miedo suelen ser fantasmas, locos, asesinos, monstruos, objetos malditos… pero todavía el terror gótico estaba muy presente en el momento de doña Emilia y pueden aparecer tormentas, espíritus o cementerios.

Sobrenatural o religioso

terror
El sueño de la razón produce monstruos, Francisco de Goya (1799)

Quizás este es uno de los géneros más difíciles de describir en esta lista, ya que se trata de una mezcla de fantasía con terror, pero no necesariamente tiene la intención de provocar miedo. En las historias sobrenaturales nos encontramos con una historia que no podría ser posible gracias a la aparición de un ser increíble, tal como un fantasma, un espíritu o un demonio; pero este ser no tiene por qué ser terrorífico ni tener un efecto negativo en los personajes. Simplemente aparece en la historia.

Dentro de este género vamos a clasificar también los relatos de apariciones religiosas. De momento no hemos encontrado ninguno, pero sospecho que tarde o temprano aparecerán, porque conocemos lo religiosa que era doña Emilia. En su momento estoy segura de que ella lo vería como dos géneros diferentes, pero como creo que no serán numerosos, creo que lo más cómodo es clasificarlos juntos.

Policíaco

No pensé fuese necesario explicar este género, ¡pero resulta que nos estamos encontrando relatos con tramas detectivescas! Como su nombre indica, el motor de estas historias es una investigación policíaca; la lleven a cabo tanto policías profesionales, como detectives o amateurs.

 

Como podéis observar, unos cuantos de estos géneros se deciden por la intención de la obra; entender esta intención es algo muy personal y un mismo relato leído por dos personas puede tener una clasificación diferente. Y eso es algo bueno que no debería preocuparnos: las impresiones personales son igualmente importantes.

Además, hay géneros que son compatibles y se pueden combinar. No suele pasar a menudo, pero podría aparecer un relato de ciencia ficción costumbrista, o uno fantástico policíaco. Las historias tan breves suelen tener espacio para un solo género, pero si veis esta combinación muy clara, podéis dejar constancia de ella.

Obviamente, no son los únicos géneros literarios que existen ni que pueden aparecer en sus relatos; pero sí tengo la impresión que están siendo los más abundantes o los que tienen más posibilidades de aparecer. Si en un relato ocurre algo que no está descrito en esta lista y no sabes cómo clasificarlo, deja constancia de ello en el informe de lectura.

Espero que esta lista os ayude a solucionar vuestras dudas y a clasificar los relatos con mayor seguridad. De todas maneras, recordad que en los informes de lectura hay apartados para dejar explicado si no sabéis la palabra o clasificación de algo.

¡A seguir leyendo!

Anuncios

Cómo son los informes de lectura

Uno de los objetivos de este proyecto es clasificar los relatos de Doña Emilia según temática, género o enfoque. Para poder recopilar la información necesaria para hacer luego esta clasificación, es necesario que los lectores transmitan qué se encuentran en cada relato.
Esto se hace mediante un informe de lectura.
He estado recibiendo dudas con los informes de lectura. Alguna gente quiere colaborar pero no se sienten capaces de hacer uno. Por eso quiero hablaros de cómo es el informe de lectura para este proyecto, porque son muy sencillos y están pensados para que todo el mundo pueda cubrirlos.

El informe de cubre mediante una plantilla de Google Forms. Son 8 apartados con espacio casi ilimitado para responder lo que el lector quiera:

1.Nombre del lector
2.Título del relato

Estos dos apartados no tienen ningún misterio. Se incluyen únicamente para saber quién envía el informe y de qué relato está hablando.

3.Resumen del argumento

Este apartado es necesario para saber qué ocurre en cada relato. No tiene límite de extensión, depende de cada lector y de cada relato escribir más o menos. Lo ideal es que se destripe el relato entero, con las sorpresas y el final incluidos. Hay lectores que están optando por hacer una sinopsis, y eso también está bien, siempre que se aporten los datos necesarios para saber de qué va cada relato.
La finalidad de este apartado es tener un resumen completo del relato y saber qué ocurre sin que sea necesario leerlo; no crear expectativas para conseguir que otra persona se lo lea. Sin embargo, no siempre es necesario destriparlo del todo para conseguir resumirlo bien.

4.Temas tratados en el relato

Los temas son diferentes al argumento. Lo que se busca es extraer una serie de palabras clave o conceptos sobre lo que trata el relato.
Es un apartado muy subjetivo y diferentes lectores sacarán diferentes temas del mismo relato, pero también es interesante saber qué entendemos los lectores de hoy de historias contadas hace un siglo.

5.Género al que pertenece el relato

Solemos pensar que Doña Emilia solo escribió Naturalismo y Realismo, pero nos estamos encontrando muchos relatos de terror/horror, por ejemplo. El género al que pertenece cada relato depende de los temas que toca, pero sobre todo, de la intención y el tono con el que esté escrito.
En las próximas semanas espero poder redactar una guía oritentativa sobre los géneros literarios que son más probables que aparezcan, aunque los informes de lectura entregados hasta ahora no tienen dudas de cómo clasificar sus relatos.

6.¿Algo que añadir?

Este apartado se incluye por si el lector se ha quedado con ganas de decir algo, por si notó algo en el relato que quiera comentar que no cabía en el resto de apartados.
Los informes recibidos hasta ahora están dando toda clase de respuestas, desde “¡vaya finalazado!” a “usa muchas palabras en desuso, pero se entiende bien”.

7.¿Te ha gustado el relato?

Caben toda clase de respuestas: monosílabos de “sí” o “no” o una explicación más larga; va a gusto de cada lector.
La función de este apartado es sondear si estoy acertando con los relatos, si los colaboradores están disfrutando con el proyecto o tengo que mejorar algo.

8.¿Problemas de formato con el relato enviado?

Esta es una pregunta técnica, sin más. En los colaboradores hay lectores de todo tipo: gente que lee en el móvil, otros que tienen un lector electrónico y otros que solo leen en papel y están aprovechando las bibliotecas. Sondear si los colaboradores tienen complicaciones para leer sus relatos nos ayudará a arreglarlo de cara a los próximos meses y así hacer la lectura más sencilla o mejor adaptada a cada lector.

 

Los informes de lectura, en este caso, son formularios encillos de cubrir y enviar. No hace falta tener muchos conocimientos de literatura, ni hace falta hacer análisis sesudos. En este proyecto de momento lo que interesa es leer y saber qué cuenta cada relato. No hay que tenerle miedo a los informes.

¡Arrancamos!

Los colaboradores deberían tener todos en su bandeja de entrada el relato asignado para enero.

Arrancamos el año con una docena de colaboradores. Casi todos leen en formato digital, aunque habrá un par de visitas a una biblioteca pública de parte de Emilia Pardo Bazán. Buscando en sus catálogos ya he encontrado un relato que no había localizado online. ¡Y solo es enero!

Ya estoy esperando con ganas los primeros informes de lectura. Al ser el primer mes, también estoy esperando a los errores de formato, a los saltos de línea inesperados, los caracteres especiales que se leen mal, y toda clase de problemas técnicos. Espero que haya más de lo primero que de lo segundo.

Espero que a los colaboradores les gusten sus relatos. Si alguien más quiere unirse, quizás reciba el email de confirmación con algún archivo adjunto de parte de Doña Emilia.

Pardo-5-e1460368233940

 

El proyecto

Hace casi un año que terminé mi primera pequeña investigación sobre Emilia Pardo Bazán para La Nave Invisible. La empecé para conocer su obra fantástica, pero me encontré con una biografía inabarcable y una bibliografía… inabarcable.

Una de las conclusiones que saqué de esa investigación es que realmente conocemos poco su obra. Las novelas han sido más estudiadas que sus relatos o sus novelas cortas. Y si existe un estudio por géneros o temas en los formatos breves, no lo he encontrado.

Un año después, sigo empeñada en encontrar y leer y sus relatos fantásticos. Sospecho que tiene algunos de terror y de fantasmas e incluso me ha parecido encontrar algún título de ciencia ficción. Pero hasta que no lea la mayor parte de su obra no lo puedo saber. Sin embargo, no se sabe siquiera cuántos cuentos ha escrito. Alguna gente dice que 600 (a ojo), otros dicen que unos 1000. Me he puesto a recopilar los que he encontrado online y están rondando los 400.

Con unos números tan grandes, de nuevo, mi foco de atención vuelve a cambiar. ¿Qué visión del mundo desarrolla doña Emilia durante tantísimas páginas? ¿De qué habla en sus relatos? ¿Cuáles son sus temas recurrentes?

Es imposible que una sola persona lea todos los relatos. O hipoteca su pila de lecturas y su tiempo, o es prácticamente imposible. Por eso, necesito ayuda para leerlos.

La literatura no se hace sola, hay que hacerla. Y entre todos vamos a leerla, descubrirla y luego a hablarle al resto del mundo sobre ella y su obra.

Por eso quiero reunir a lectores, a fans de los formatos breves, a seguidores de Emilia Pardo Bazán o a todo aquel que quiera colaborar. Es muy sencillo participar en este proyecto y ayudar a dar a conocer la obra de esta enorme escritora.

El proyecto

Durante 2018 leeremos uno de sus relatos al mes. 12 relatos por persona, que se multiplicarán por cada uno de los lectores que se unan al proyecto. A finales de año uniremos las impresiones de todos los lectores sobre sus relatos y haremos un estudio con las conclusiones que saquemos entre todos. Cuantos más participemos, más relatos estarán estudiados.

Participar es cómodo y fácil: a cada lector se le dará un relato al mes, al que acompaña un informe de lectura para contarle al resto. La organización repartirá los relatos de manera que sea fácil y gratis el acceso a ellos. Online gratuitos para leer en ebook hay muchos, pero en las bibliotecas en las antologías también. Buscaremos la solución más cómoda para cada lector.

1 relato al mes; 12 relatos al año no es casi nada, pero entre varios lectores son muchos.

El informe con las impresiones de todos llegará durante 2019. Pero de eso los lectores no tienen que preocuparse.

Vamos entre todos a conocer a esta autora y difundir su palabra.